ESTADOS UNIDOS ABRE LA PUERTA A QUE UNOS 2.700 MENORES CENTROAMERICANOS SE REÚNAN CON SUS PADRES