HAFTAR: EL HOMBRE DE GADAFI, EL DE LA CIA Y DEL QUE DEPENDE LIBIA