LA LÍNEA ROJA QUE EEUU PODRÍA TRATAR DE CRUZAR EN LAS NEGOCIACIONES CON CHINA