LA IGLESIA CATÓLICA ADVIRTIÓ SOBRE LA "POBREZA CRECIENTE" Y PIDIÓ A LOS POLÍTICOS UNA CAMPAÑA "AUSTERA Y TRANSPARENTE"