LA “GRAN COALICIÓN” ALEMANA, DE PUERTAS AFUERA