LOS 500 KILÓMETROS DE FRONTERA QUE SE HAN CONVERTIDO EN LA PESADILLA DEL BREXIT