LA IZQUIERDA BRASILEÑA, EN EL BANQUILLO