UN NORTEAMERICANO MUERE DESPUÉS DE LA EXPLOSIÓN DE UN CIGARRILLO ELECTRÓNICO