UN MANIFESTANTE PIERDE UNA MANO DURANTE UNA PROTESTA DE LOS 'CHALECOS AMARILLOS' EN PARÍS