LA PASIVIDAD DEL EJÉRCITO COMPLICA EL “DESENLACE RÁPIDO” QUE PEDÍA GUAIDÓ