¿POR QUÉ LA ECONOMÍA MUNDIAL PARECE TAN FRÁGIL?