POR QUÉ NOS OFENDEMOS (Y CÓMO ES POSIBLE HACERLO CON MENOS FRECUENCIA)