La violencia selectiva y silenciosa contra los líderes sociales en Colombia no se ha detenido

COLOMBIA: UNA DEMOCRACIA MANCHADA DE SANGRE