EL GOBIERNO POPULISTA ITALIANO ACEPTA NEGOCIAR UNOS PRESUPUESTOS PARA EVITAR LA RECESIÓN