EL LLANTO DE MACRI, UN OPORTUNO DESAHOGO EN EL INICIO DE LA CAMPAÑA