TRAS LOS CRUCES POR CHINA, TRUMP PLANTÓ A MACRI EN EL ESCENARIO