EL PRESUPUESTO DE LA CUMBRE, FUERA DE CONTROL