ANTE LAS SANCIONES, RUSIA QUIERE ROMPER CON EL DÓLAR