LA DESTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA