MÁS DE 5.000 MILLONES POR EL CONTROL DEL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS