EL FRENAZO ECONÓMICO PONE CONTRA LAS CUERDAS A LOS PAÍSES DE LA ZONA EURO