La prima de riesgo española está lejos de la italiana, pero no puede descartarse que haya efecto arrastre

CUIDADO CON EL CONTAGIO ITALIANO