EN SEPTIEMBRE, UNA PERSONA NECESITÓ $438 PARA COMPRAR UN KILO DE CARNE, PAN, LECHE Y QUESO