CARLOS SLIM Y OTROS GRANDES EMPRESARIOS, LOS PERDEDORES CON EL ADIÓS AL NAIM