LA POLÉMICA POR EL GAS GENERÓ UNA INTERNA EN EL GABINETE Y DEJÓ A IGUACEL EN UNA SITUACIÓN MUY FRÁGIL