Este último tramo tardará 4 años e impactará en el escurrimiento del agua facilitando el dragado del río, y evitando inundaciones por desbordes.

AVANZAN LAS OBRAS DE LA CUENCA DEL RÍO SALADO