LA CÁMARA FEDERAL VALIDÓ UNA GRABACIÓN QUE PRUEBA EL PAGO DE COIMAS EN EL CASO SKANSKA