Más de la mitad de los hogares de la ciudad y el Gran Buenos Aires achicó las raciones de comida

EL HAMBRE ES UNA REALIDAD