CHINA APUÑALA EL CORAZÓN DE LA INDUSTRIA PETROLERA DE EEUU