EL CONSUMO DE FERTILIZANTES AUMENTÓ EN 2017 DE LA MANO DEL TRIGO Y EL MAÍZ