EL GOBIERNO Y EL BCRA DESCARTARON UNA DOLARIZACIÓN DE LA ECONOMÍA