LA COSTA ESTE DE EEUU EN ALERTA MÁXIMA POR EL HURACÁN FLORENCE