LA EXPORTACIÓN DE HARINAS, PASTAS Y GALLETITAS ES LA GRAN ESPERANZA PARA EL TRIGO