CHINA, ¿LA BALA DE PLATA PARA SALIR DE LA CRISIS DEL DÓLAR?