UN NEUQUINO PIDE SACARLE EL APOYO ECONÓMICO A LA IGLESIA CATÓLICA