FRANCIA LEGISLA PARA REGULAR LAS PLATAFORMAS DIGITALES MIENTRAS ESPAÑA OPTA POR CONTROLAR Y SANCIONARLAS