FACEBOOK Y TWITTER, FRENTE A SU PRIMERA CRISIS DE IDENTIDAD