ESTADOS UNIDOS NIEGA RELACIÓN CON EL ATENTADO CONTRA MADURO