El fiscal Stornelli allanó dos domicilios del chofer Centeno, pero no encontró los originales de los escritos

ESTÁN LOS DETENIDOS, PERO LOS CUADERNOS NO