BASTA DE VENDER LAS ENFERMEDADES MENTALES COMO ALGO ‘COOL’