FACEBOOK INSISTE CON EL RECONOCIMIENTO FACIAL Y ENCIENDE ALARMAS