LA INNOVACIÓN, AL COMPÁS DEL DÓLAR ALTO