EL PAPA TEME EL FIN DE LA PRESENCIA CRISTIANA EN ORIENTE MEDIO