La nueva norma elimina la necesidad de un consentimiento familiar en caso de que un fallecido no expresara su voluntad de donar o no órganos.

TODOS LOS ARGENTINOS MAYORES DE EDAD SERÁN DONANTES DE ÓRGANOS POR LEY