¿CONFIARÍA EN UN ROBOT COMO JEFE?