LA CRISIS RECALENTÓ LAS INTERNAS EN EL GOBIERNO ENTRE LOS CONTINUISTAS Y LOS REFORMISTAS