LOS ALIMENTOS CON UN ÍNDICE GLUCÉMICO ALTO AUMENTAN EL RIESGO DE FRACTURAS