EL EGO DISTORSIONA LA REALIDAD