PARA CUMPLIR CON LA META FISCAL DEL FMI, LAS PROVINCIAS DEBERÁN RECORTAR $26.400 MILLONES