KENDRA SCOTT, LA MUJER QUE CONVIRTIÓ US$500 EN UNA EMPRESA DE US$1.000 MILLONES